Nuestro Blog


Este blog es una plataforma de comunicación que nace del Projecte Trèvol, cuyo objetivo es crear un foro de opinión sobre la integración real de las personas con discapacidad en el empleo.

viernes, 29 de mayo de 2015

INTEGRACIÓN ES ALGO MÁS QUE ATENCIÓN

EL EMPLEO COMO CLAVE FUNDAMENTAL PARA LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD


Tenemos que apostar por el convencimiento de lo importante que es el empleo para las personas con discapacidad, porque de ello depende una integración real, en donde se tengan las mismas posibilidades que cualquier otra persona.
Es mentalizar a la sociedad de que todos formamos parte en la integración, porque significa que todas las personas que forman parte de la misma se tienen que implicar de alguna manera en este proceso. Por este motivo es muy positivo que cuando se hable de integración en el empleo no se hable de la creación de empresas especiales para personas con discapacidad, porque eso ya no sería integración, seria en todo caso empleo protegido y creado para personas con discapacidad, al margen de la empresa convencional, es fabricar un entorno no real para este tipo de colectivos.
Hablar de empleo es buscar la empresa ordinaria en donde se involucra el empresario y los trabajadores, así como todo el entorno laboral de la empresa, como clientes y proveedores. Es demostrar que las personas con discapacidad tienen capacidades que pueden serles muy útiles a la sociedad.
Para ello las instituciones públicas y privadas tienen que procurar los medios necesarios para que se puedan buscar los apoyos necesarios para que estas personas puedan suplir esa discapacidad o esa dificultad en el aprendizaje, porque con esos apoyos se puede conseguir una integración real, una producción eficaz y un sueldo para ese trabajador, así como las cotizaciones al Estado, todo esto le permite llevar una vida completamente normalizada.
Hay que mentalizar que la discapacidad no está reñida con la productividad, como si el contratar una persona con discapacidad fuera un lastre para la empresa. Si no hacemos todos un esfuerzo, muchas personas podrían tener riesgo de exclusión social, por lo tanto no se trata tan solo de atención y cuidado, es mucho más que eso, es que las personas con discapacidad pasen a formar parte como uno más de la sociedad, y que no sea un cúmulo de lástimas y atención.
Para ello hay que apoyar también a las familias para que no vean como una desgracia el tener un hijo/a con discapacidad, y que vean posibilidades, que dejen de lado un exagerado proteccionismo para que abran la puerta a la integración. En nuestras manos está el cambiar la forma de percibir a las personas con discapacidad, para que se crea más en la integración que en la atención solo, en la posibilidad de hacer más que en la imposibilidad de hacer, destacar más las capacidades diversas que la incapacidad. La clave está en la integración y ahí formamos parte todos.
Javier Abad Chismol


miércoles, 6 de mayo de 2015

INTEGRACIÓN EN LA EMPRESA ORDINARIA

LA IMPORTANCIA DEL EMPLEO CON

APOYO, COMO EL CAMINO PARA UNA

INTEGRACIÓN REAL



En Nuestro país no se le ha dado la importancia que tiene el Empleo con Apoyo, se ha potenciado mucho más un empleo protegido y controlado, casi todas las ayudas y subvenciones han ido orientadas en este sentido.
En el Projecte Trèvol siempre hemos apostado por el Empleo con Apoyo frente al Empleo protegido y guiado, es la diferencia vital entre los Centros Especiales de Empleo, que son empresas creadas con dinero público para personas con discapacidad, con convenios distintos que las empresas ordinarias, y la integración en la empresa ordinaria.
Lo que nos tendríamos que preguntarnos es si los Centros Especiales de Empleo promueven de verdad los derechos de las personas con discapacidad, seguramente muchos sí, pero otros no. El objetivo debe ser la igualdad y la integración, y esto se refiere a los derechos y los deberes. La ética en los Centros Especiales de Empleo a veces queda en duda, hay que la permanencia de los trabajadores sea intencionada fuera de entornos más inclusivos y cobrando de por vida el salario mínimo interprofesional, así como buscar trabajadores con poca discapacidad para rindan más en el trabajo.
Además estos centros pueden hacer competencia desleal a empresas de su sector, compitiendo a precios más baratos que la competencia debido a los bajos salarios y a las ayudas. Estos centros deberían ser trampolines y saltos a la empresa ordinaria, algo que por desgracia no se cumple, tendríamos que preguntarnos cuantos son los trabajadores que pasan de los Centros Especiales de Empleo a la Empresa Ordinaria, y la verdad que son casi nulos.
En ocasiones se montan este tipo de empresa con ánimo de lucro o para subsistencia de ciertas entidades, pero vulneran los derechos de las personas con discapacidad para la integración, porque integrarse es trabajar en empresas ordinarias como uno más, y es ahí donde es vital la metodología del Empleo con Apoyo, con esos apoyos la empresa no tiene ningún perjuicio con respecto a otros trabajadores, un apoyo tanto a la persona con discapacidad como a la empresa.
Son dos formas distintas de entender la integración laboral de las personas con discapacidad, y tendríamos que plantearnos cuál es el que va en camino de la integración real. Buscar un marco de igualdad de derechos, también en el empleo, esto tiene una definición clara que ha sido trazada en el  marco de las Naciones Unidas.
La Convención en su artículo 27, reconoce el derecho de las personas con discapacidad a trabajar en igualdad de condiciones con las demás; ello incluye el derecho a tener una oportunidad, de ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido o aceptado en un mercado y un entorno laborales que sean abiertos, inclusivos y accesibles.
Por todo ello busquemos la integración real de las personas con discapacidad en el mundo laboral a través de los apoyos que sean necesarios.

Javier Abad Chismol