Nuestro Blog


Este blog es una plataforma de comunicación que nace del Projecte Trèvol, cuyo objetivo es crear un foro de opinión sobre la integración real de las personas con discapacidad en el empleo.

martes, 2 de agosto de 2016

EL OCIO DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Las vacaciones de las personas con discapacidad

Las vacaciones es esa época del año que todos ansiamos, estamos deseando que lleguen unos días de descanso y de cambio de aires. Las vacaciones, al igual que el tiempo de ocio que tenemos todos, es necesario para que podamos tener una buena calidad de vida. Pues bien, de la misma manera las personas con discapacidad deben tener las mismas vacaciones y el mismo tiempo libre que todos, algo necesario para poder desconectar y empezar con más fuerza y ganas después del periodo estival.
Muchas personas con discapacidad tienen su vida reglada durante el tiempo de curso, es decir según el calendario escolar, pero luego queda un tiempo demasiado excesivo de vacaciones en donde en ocasiones no se puede saber qué hacer. Es bien cierto que si la persona con discapacidad está trabajando en una empresa, su tiempo de vacaciones es igual que el de todo el mundo y no el escolar. Por eso es vital la normalización y la integración de las personas con discapacidad, es decir que haya un tránsito hacia la vida adulta para que su vida no sea de eternos escolares, no se pueden convertir en eternos escolares.
De hecho a muchas personas con discapacidad les ocurre como a los niños o a los jóvenes cuando terminan las vacaciones de verano, y es que están deseando que empiece el curso porque se aburren, porque les falta el ambiente social, los amigos, los horarios, el tener algo concreto que hacer.
Tan malo es no tener nada de tiempo libre como tener un exceso, por eso es vital educar el ocio y saber emplear el tiempo de una manera productiva que enriquezca a la persona, no se trata de no hacer nada en el tiempo libre o de ocio, se trataría de organizarlo pero sin perder la autonomía ni la sensación de descanso.
Desde los distintos movimientos y asociaciones tenemos que plantearnos cómo integrar también en este tiempo especial, qué recursos podemos encontrar en la comunidad y qué plan de apoyo podemos establecer para que esto no ocurra. ¿Es posible que puedan sentirse como los demás? Para esto las organizaciones tendremos que conseguir los apoyos necesarios para que las personas con discapacidad puedan ser orientadas y acompañadas siempre que sea necesario, para que las alternativas en el tiempo libre vayan más allá de los viajes organizados y los campamentos y cubran todo el espacio vital de la persona. Porque a nadie le gusta que nos lo organicen todo, queremos también poder disponer de nuestro tiempo sin horarios ni normas, es decir, que las vacaciones son también para relajarnos.
Deberíamos desarrollar programas de ocio autónomo con apoyo de tal manera que las personas con discapacidad dispongan de distintas posibilidades de encuentro con otras personas, que puedan frecuentar sus amistades, practicar sus aficiones y convertir este tiempo en un auténtico tiempo de descanso y de recuperación personal.
Javier Abad Chismol